Cómo utilizar los fertilizantes para un mejor cannabis?

Existen macroelementos y microelementos que están en los abonos naturales e industriales: ambos se complementan para un crecimiento óptimo de las vegetaciones y su correcto desarrollo. Mientras que los abonos orgánicos tienen mayor acción sobre los suelos y las mejoras de sus propiedades tanto físicas como químicas, los fertilizantes minerales están más enfocados en brindarle los nutrimentos que necesita el cannabis. En el siguiente artículo, te explicaremos cuáles debes emplear para tus cultivos. NPK: equilibrio perfecto Nitrógeno, fósforo y potasio (NPK) son los nutrientes básicos necesarios que necesitan las plantas para su correcto desarrollo. Estos pueden estar condicionados por las dosis de fertilizantes que el cannabicultor emplee y la etapa en la que esté el cannabis. marihuana-buena           Mientras estén en la etapa de crecimiento, lo que más necesitan es nitrógeno. Esto cambia durante la floración, debido a que en esta etapa necesita fósforo y potasio. Una de las máximas que se debe de tomar en cuenta a la hora de cultivar cannabis es que no se puede utilizar el mismo fertilizante en todas sus etapas. Para saber cómo debemos preparar nuestros abonos, debemos verificar que encajen los ciclos de la tabla de tiempo del fertilizante con los de la cepa de cannabis. Por ejemplo: el abono de crecimiento se empleará en el día 21 que la semilla haya brotado y este permitirá cultivos más fuertes en el menor tiempo posible. Debes tener cuidado con las dosis (estas especificaciones vienen en la botella del producto). Durante la fase de florecimiento de las plantas, el estimulador de floración se debe utilizar antes de que empiecen a salir los primeros pelitos de color blanco (pistilos) y se debe dejar de usar dos semanas antes del cultivo; incluso se recomienda un lavado de raíces para mejores resultados.

¿Qué necesita la planta?

El índice NPK son los macroelementos primarios y se puede determinar si la planta necesita algunos de estos de la siguiente manera: Por ejemplo, el nitrógeno es determinante para el crecimiento de las plantas y este lo podemos conseguir de forma orgánica en los fertilizantes naturales, y aunque las plantas lo absorben lentamente, se evita que se consuma en exceso. ¿Cómo sabemos que las plantas están carentes de nitrógeno? Durante la fase final, porque las hojas están amarillas,  los tallos con coloración rojiza y aspecto pálido. Pero si tiene exceso de nitrógeno, se manifestará con los siguientes síntomas: tallos endebles, frutos inmaduros y retraso en su crecimiento, no resiste las plagas además de hojas muy verdes, pero hacia el suelo. El fósforo es el que permitirá que disfrutes de un cannabis dulce y perfumado, además de frondosas flores y frutos. En la planta se debe usar durante todas las fases, ya que en mayor o menor proporción, permite el desarrollo de las raíces y ayuda a una mejor absorción del agua, además del fortalecimiento del tallo a través del desarrollo de sus tejidos .carencia-marihuana

Diferentes deficiencias, la planta lo muestra

Cuando el cultivo está falto de fósforo, se le denomina ‘‘Clorosis’’ y si su carencia es muy fuerte, la planta no vivirá. Tallos de color rojo, lento crecimiento, hojas muy verdes en la parte inferior y amarillas en la parte media hasta la superior, son los síntomas de poco fósforo en tu cannabis. En cambio, el exceso de fósforo no permitirá que la planta absorba otros elementos como: calcio, hierro, magnesio y zinc, todos necesarios para el normal desarrollo del cultivo. El potasio forma tejidos que permiten que la planta resista sequías y el invierno. En cuanto al producto final, tiene influencia sobre el sabor y el aroma del cannabis. Si la planta necesita potasio, los bordes de los cogollos serán rizados, la planta se estira, pero muere. En cambio, si tiene en exceso este componente, el hierro, magnesio, zinc y calcio no se absorberán. Si quieres saber una buena recomendación para las carencias y excesos de las plantas haz click aqui. Recuerda que la práctica hace al maestro: con el pasar de los años y con el método de ensayo y error aunado a la observación, podremos verificar con exactitud qué es lo que les hace falta a nuestras plantas y cuáles son los productos que necesita para mejorar la cosecha.  

No Comment

You can post first response comment.

Leave A Comment

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter a message.